07/06/2018

Incrementará de modo considerable los parámetros de la central de producción de energía ITER

 IREMEVweb

San Sebastián reúne estos días a la élite de la investigación mundial en energía procedente de la fusión nuclear que participa en el diseño del proyecto ITER y de la próxima generación del mismo denominada DEMO, que incrementará de modo considerable los parámetros de la central de producción de energía ITER que se está construyendo en el sur de Francia y que, a día de hoy, constituye el mayor proyecto del mundo para obtener energía no contaminante.

La construcción de ITER se inició en 1986 por el acuerdo alcanzado entre la UE, EE.UU., Japón y la extinta URSS al que posteriormente se adhirieron China, India y Corea . Tendrá un coste de 24.000 millones de euros y será el quinto proyecto más costoso de la historia tras el programa Apolo, la Estación Espacial Internacional o el sistema GPS. ITER viene a dar respuesta al crecimiento del consumo energético que necesita buscar nuevas fuentes de energía no contaminantes.

Se trata de obtener energía eléctrica del calor producido por la fusión del hidrógeno, un combustible prácticamente inagotable, en un proceso sin emisiones que aceleren el cambio climático, y con apenas residuos radiactivos. De hecho, ITER será la primera máquina que se construye que va a producir más energía de la que consume.

Se trata del proyecto científico más complejo de la historia en el que cada socio fabrica en su país partes de la máquina que se van a ensamblar en la localidad francesa de Cadarache. El complejo se erige en una parcela de 42 hectáreas y constará de 10 millones de elementos; se ha completado el 50% del proyecto para el primer ensayo o “Primer Plasma” previsto para finales de 2025.

La máquina que se construye es un reactor en cuyo interior se calentará el hidrógeno (deuterio y tritio) hasta los 150 millones de grados, una temperatura diez veces superior a la del núcleo del sol, produciendo 500 megavatios de potencia térmica. Los expertos aseguran que este tipo de energía reemplazará a los combustibles fósiles y complementará a la eólica, solar y resto de energías renovables.

Uno de los retos del proyecto ITER y de DEMO, que es su siguiente generación y cuyos responsables de Materiales se reúnen en Ceit-IK4, se encuentra en las limitaciones de los materiales que han de soportar temperaturas y cargas térmicas muy altas. Es necesario desarrollar materiales resistentes a la radiación pensando ya en la era post-ITER que irá mucho más allá del proyecto que se está construyendo en la actualidad.

Ceit-IK4 está involucrado en el desarrollo de aceros especiales que puedan ser utilizados en las estructuras de DEMO, así como en aleaciones de wolframio resistentes a la oxidación para la primera pared del blanket o envoltorio de la cámara de fusión de DEMO. El centro tecnológico guipuzcoano está acogiendo entre la última semana de mayo y primera de junio a unos 130 expertos de toda Europa del proyecto DEMO que comparten avances y experiencias en estos dos macro proyectos de concepción global que marcarán el futuro de la energía en el mundo.

Información Relacionada